Confesión De Una Bibliófila

 

 

IMG_3115

 

             No he de esconder mi impaciencia por acostarme y esperarte a media noche todos los viernes, pues no es sorpresa que las huellas que dejas en la habitación sean los ladrillos del santuario que me construyo imaginándote a mi lado. Y es que todo empezó con un par de caricias, miradas coquetas y sonrisas pícaras, todas  parte de tu telaraña erótica, para hacerme caer en tu placentera trampa. Aquel engaño disfrazado de Paris, Moscú, Nueva York o incluso de bosque encantado y mansión embrujada. Una mentira tan suave y afilada para poder penetrar hasta el más recóndito lugar de mi mente, embriagando  mis sentidos con un éxtasis mortal de intriga. Tú a cambio me dejas manosearte hasta la sombra, mordisquearte sin piedad, saborearte despacio y devorarte enterito; todo esto mientras tú, mi adorado, me encierras en una prisión llena de lujos, que a pesar de ser excitante, sigue siendo una prisión. Habría que darle gracias a tus entrañas que cobran vida para dar vida, que tejen hebra por hebra oraciones que  le dan fuerza a un mundo que jamás existió y jamás existirá  en ningún tiempo más que ahí cuando me dejas hacerte el amor con una mirada. Eres tú y tus palabras enfiladas aquellas que hacen llover en Macondo un diluvio de 100 años, son tus sensuales deseos aquellos que pintan los labios de Lolita para Humbert, es tu sabiduría aquella que hace volar a Marco Polo en su órbita de aventura, son tus lágrimas las que han construido la maldición de Drácula, tus miedos los que han hecho volar al cuervo dentro de mi casa y tu intriga la que me mantiene esclavizada en tu mortal cepo. ¡Mátame! si me prometes que será besándome, tortúrame si primero te aseguras de murmurarme al oído un rato, déjame agonizando mientras sueño contigo, enrédame en tu laberinto de letras,  hazme suspirar de deseo con tus secretos, enciérrame en tu trampa y mátame tiernamente de la manera que sólo tu sabes…¡Oh, cómo quiero morir con mis libros¡

Dedicado a todos (desde lo más delgados hasta los más gordos) los libros en mi pequeña biblioteca.

No hay comentarios: