Cómo es volverte a ver…

 

 

Quise pensar que después de tantos días, de tantos meses, de tantos años el destino podía haberte perdonado y no cambiar nada de tu perfil o si se decidía a juguetear con tus gustos, que fuera solo para perfeccionarlos. Sin embargo no estaba pensando racionalmente, es decir… ¿A quién estaba yo esperando? a alguien olvidado en la infancia supongo, o habrá sido que después de tanto tiempo, lo único que me sobró hacer fue imaginarme a la silueta reformada, cuando realmente no me di cuenta que esta no existía en las afueras de mi intelecto. Me había ingeniado un personaje no un niño y ese fue el problema de mi eterno dececpcionamiento. Pero bien que lo ha planeado, por un segundo tú también te percataste de tu extraviada en el pasado, por eso mismo conmigo no pudiste seguir en los baches de la antigüedad y tuviste que desviarte solo por unas horas al fruto de la galantería.

Me parece que ambas vidas siguen igual de rotas, pero la diferencia es que yo no buscó de la misma manera y tú…examinas en amor trivial las desventajas de los errores del ayer. Podrás decir tu arrepentimiento, pero en tus acciones se nota que ni con un perdón te basta por que para tranquilizar a tu pertinaz capricho te repites que hallaste lo que extenuado rastreabas. Pues te deseo la mejor de las suertes, ojalá no termines como el futuro está escribiendo tu novela, tal vez cambias de escritor o empiezas a hacer borradores. Como es volverte a ver…que por fin me siento libre.

No hay comentarios: