A mi madre inigualable…

Aquí les dejo un pequeño poema que había escrito a mi mamá hace unos años…

 

 

 

 

Por tu olor entre jazmín y lavanda,

apacible es tu perfume del alma;

tus ojos cual verde extensa landa.

 

¡Cómo el tiempo pasa! ¡Cómo anda!

Luna menguante en vientre aclama;

Ahora digo madre al ser que me ama,

A la mujer que con amor me manda.

 

Apropiado escuchar tus consejos.

Agonía ser parte de su enigma,

Dispensa tenerte como amiga.

 

Pobre sueño aquel de dejarte lejos,

A ti, de esculturas, paradigma.

La que con su corazón me abriga.