Pasión



El amanecer nos delata tras una noche de secretos, una noche, un secreto. Yo no hablo, tu calla, ambos sabemos lo que nos cuesta este secreto, peligroso y salvaje. No lo digas, no lo murmures, no lo recuerdes, ni en tus mas íntimos pensamientos, es de nosotros el ardor del alma. El sudor de la frente no cae, déjate llevar por la esencia de aquel secreto que no necesitas ocultarme, es mío, es tuyo, somos uno.
Baila, siente el ritmo del plenilunio a media noche, la luna que te invita a liberarte, baila conmigo al son de la nocturna. Hay fuego en tus ojos, cenizas me vuelves, incontrolable, irresistible. Si es de consuelo, te prometo, te juro, que de esta noche en adelante el secreto se queda en el baile, en la fusión de el ritmo con nuestros cuerpos. La canción no para, lo se por que siento su retumbar, pero no la escucho, en este momento no hay otro, no hay otra, eres tu solamente el que embona con la canción. No me delates, no te delatare, un amor peligroso, un baile provocador, un beso seductor, tu vida fundida a mi cuerpo, una promesa de dos amantes.

No hay comentarios: